HUMEDAD A BORDO, ¿CÓMO PROTEGER NUESTRO BARCO?

En Náutica

La humedad a bordo de un barco no sólo es peligrosa, si no que es inevitable. Por ese motivo es importante conocerla y saber cómo proteger nuestra embarcación de sus peores efectos. Si nuestro barco no mantiene el nivel de humedad óptimo, por un lado puede afectar al estado de la embarcación (produciendo corrosión, oxidación e incluso moho) pero, por otro lado también puede afectar a las personas y dar problemas de salud como la artritis o el reumatismo.

humedad en barcos

Qué es la humedad

La humedad es la manifestación del agua evaporada en la atmósfera y que se condensa al encontrarse cambios bruscos de temperatura.

Un metro cúbico de aire a una temperatura de 25ºC admite aproximadamente 4.000 gramos de agua en disolución. Pero si enfriamos la masa de aire hasta llegar a los 15ºC solo admitirá 2.000 gramos. Por lo tanto, tendremos 2.000 gramos de agua que, en forma de gotas, saldrán de la disolución para depositarse sobre las superficies más frías del barco, como los cristales y partes metálicas. Dependiendo de que este descenso de temperatura sea más o menos acentuado, estas gotas caerán y resbalarán acumulándose en la sentina.

humedad a bordo

Efectos nocivos de la humedad

Por lo que respecta a nuestro barco, debemos de preocuparnos, especialmente, de dos situaciones en concreto:

Si la humedad se condensa sobre alguna superficie en la que puedan haber trazas de material orgánico (restos de comida sin limpiar o grasa de nuestro cuerpo sobre tapicerías) se convertirá en el caldo de cultivo ideal para la aparición de moho.

Pero la humedad tiende a condensarse en las partes metálicas. Todos nuestros instrumentos de navegación, sobre todo las conexiones eléctricas, tienen partes metálicas. Si tenemos en cuenta que en el aire existen partículas de polvo y sales minerales en suspensión y que, al ser disueltas en agua pueden hacer de puente conductor, entenderemos que, al cabo de unos días podamos encontrarnos la batería descargada.

Por eso es importante llevar a cabo un buen mantenimiento.

humedad

Proteger a nuestro barco de la humedad

Para luchar contra la humedad no será necesario que llevemos nuestra embarcación a un varadero, pero si es importante que tomemos ciertas medidas. En esta guerra contra la humedad, estos son los productos que nos ayudarán:

La sal

Si dejamos prendas a bordo es conveniente que las introduzcamos en bolsas de plástico (tras asegurarnos de que estén bien secas) con unos pequeños sacos de tela con sal de sílice o cualquier desecador compuesto a base de material higroscópico. Si no disponemos de estos materiales, suele funcionar muy bien la sal común.

En la sentina también podemos colocar un recipiente con sal de cocina (mejor si es sal gorda) o una bola seca de las que se pueden encontrar en droguerías.

La vaselina

La vaselina nos servirá para cubrir completamente los contactos de los instrumentos de navegación. Los protegerá perfectamente, incluso las partes que entran en contacto directo con el agua.

Sprays de silicona

Alternativa a la vaselina muy eficiente ya que la silicona no es conductora. En la intemperie ofrece una protección de algo más de seis meses. Por lo que en interior será algo superior.

Un deshumificador portátil

Si no nos es posible ventilar regularmente el interior de nuestro barco es importante hacer uso de un deshumificador portátil que nos mantendrá la embarcación seco y con un nivel de humedad óptimo.

Existen en el mercado deshumidificadores portátiles especialmente diseñados para espacios cerrados que, además de eliminar la humedad de moquetas, armarios y colchonetas, también contribuyen a que desaparezcan los malos olores.

 

Y ya sabes que si necesitas un varadero en Barcelona o quieres más información sobre estos temas, sólo tienes que acceder a la web de V de Bravado.

Recommended Posts

Escribir un comentario