Las mejores coronas provisionales

Las coronas provisionales son una especie de cápsulas de tamaño pequeño con forma de diente, y se fijan sobre la pieza dental  o  implante durante un tiempo, a la espera de realizar las coronas definitivas.

La función de las coronas provisionales es muy importante, a pesar de su carácter temporal. Son necesarias para proteger el diente del dolor en caso de que no esté desvitalizado.  También lo  protege de microbios, especialmente si es un diente limado.

Cuando los dientes no están cubiertos,  son más vulnerables al ataque de las bacterias,  pudiéndose provocar inflamación en el nervio. Las coronas provisional de resina también ayuda a la masticación durante el período de tratamiento. 

Vamos a ver los distintos tipos de coronas provisionales que recomiendan en Dental  Good Deal, el depósito dental para profesionales odontólogos. 

Cómo son las coronas provisionales

Las coronas  provisionales que se fabrican en un laboratorio, las prepara un técnico dental a partir de la impresión del diente limado. El técnico dental preparará el modelo de yeso sobre el que hará una corona temporal en resina acrílica, que tiempo después el dentista fijará al diente con cemento temporal.  No obstante, este método no puede aplicarse sobre implantes o cuando faltan algunos dientes.

Hay tres tipos de coronas temporales: 

  • Corona provisional resina a corto plazo: tiene una vida útil que va de unos días a algunas semanas. Suele hacerse cuando el paciente está esperando la corona definitiva que debe fabricarse en el laboratorio. Está hecha de resina simple y no acostumbra a tener un precio elevado. 
  • Corona provisional a largo plazo: se usa cuando la duración prevista del tratamiento es de pocos meses. Su material es en todos los casos de resina de mayor calidad, más resistente y más duradera.  Estas coronas provisionales a largo plazo pueden reemplazar el diente por un período de 3-6 meses, protegiéndolo ayudando a la masticación y a la estética mientras se espera a la colocación de la corona definitiva.
  • Temporales en metal-resina  o metal-acrílica: duración de meses o años, según indique el odontólogo. Son una solución temporal a largo plazo, o incluso permanente para personas que no tienen la opción de optar por coronas en metal-cerámica o circonio-cerámica. 

Las precauciones a seguir con la la corona provisional

Al llevar coronas provisionales, hay que tomar una serie de precauciones porque no se fijan al diente tan bien como las coronas permanentes. Las provisionales se fijan con cemento temporal, que no es tan potente como el empleado para coronas permanentes. Por lo tanto, hay que procurar:

  • Masticar lo menos posible en el lado de la boca donde se encuentra la corona temporal.
  • Evite ejercer que dicha corona realice presión sobre los alimentos al comer.
  • No consumir alimentos de textura pegajosa ni alimentos duros de masticar.
  • Tomar precauciones al lavarse los dientes con el cepillo y el hilo dental.
  • Si la corona provisional se desprende, únicamente hay que dirigirse al dentista para que le coloque cemento de nuevo.

Las coronas provisionales, como su nombre indica, no están diseñadas para durar, sino para las funciones que hemos comentado en este artículo. Esto significa que no los pacientes tienen que procurar no usarlas más tiempo del indicado por el odontólogo. 

Lectora voraz desde que era una niña, pronto aprendió a contemplar el mundo con la mirada entre curiosa y soñadora de quienes aman la literatura. Algunas de las horas más gratas de su vida las ha pasado sumergida entre las páginas de un libro, pero sin renunciar por ello al "mundanal ruído". Porque también aprendió tempranamente que, la única forma de entender la mayoría de las historias, es viviéndolas.