La motivación laboral puede ser más importante que el dinero

Por
En Negocios

 

Lilian Tejeda

Está demostrado que más allá de un buen salario los empleados necesitan otro tipo de incentivo para rendir bien en sus puestos de trabajo. Factores como el clima laboral, la valoración de sus logros, el buen trato, el fomento de la formación, la promoción, la motivación laboral, entre muchos aspectos incentivan el buen desempeño de los trabajadores.
Diversos estudios establecen que la motivación laboral es un factor clave para la productividad, pues una persona motivada trabaja con más entusiasmo y se esfuerza más por lograr sus objetivos y los de la empresa.

El estudio Claves para mejorar el rendimiento laboral en las empresas de WorkMeter explica de la siguiente manera la relación existente entre la motivación y la productividad:

“La motivación es uno de los factores más importantes que afectan en el buen desempeño laboral de los trabajadores. Y la productividad de una organización depende en gran medida del buen rendimiento que tengan estos últimos”, establece la citada investigación.

Esta y muchas otras publicaciones señalan que cuanto mayor sea el bienestar personal de los empleados, mayor rendimiento y mayor productividad tendrán. Es por este motivo que las empresas deben definir e implementar políticas claras y efectivas para motivar a todos sus colaboradores.

La motivación laboral debe ser una constante y estar entre los objetivos de las empresas, pues muchos empleados son capaces de abandonar sus trabajos por un mal ambiente laboral.

Y no se trata, insistimos, sólo de recompensas económicas, pues a muchas personas les causa más satisfacción el reconocimiento, la valoración de su desempeño y la buena actitud de sus líderes que el dinero. Que les respeten, que escuchen sus opiniones, que les conozcan, y que les comprendan son aspectos que también motiva mucho a los trabajadores.

Con lo anterior no queremos decir que la retribución económica no es importante, sino que las empresas no deben establecerla como el único elemento motivador porque esta no serviría de mucho si la una persona si esta no está motivada, según señala un trabajo de fin de grado sobre la motivación laboral realizado por Virginia García Sanz para la Universidad de Valladolid.

García plantea que el salario emocional, que  se trata de las remuneraciones no económicas, es fundamental para la consecución de objetivos de las empresas. Y lo mejor de todo es que, en la mayoría de los casos, no implican ningún gasto para las compañías.

Las empresas que quieran crecer tienen sin lugar a dudas que crear un entorno satisfactorio para su capital humano, que es su pilar fundamental, basado en un clima laboral donde prime la dignidad y el respeto, la meritocracia, la capacitación continua, el diálogo y la retroalimentación constante, los programas de bienestar, el balance entre el trabajo y los demás aspectos de la vida del trabajador, el buen ejemplo de los líderes y por supuesto los salarios emocionales, establece un informe de la firma especializada en recursos humanos ManpowerGroup.

Es importante que las organizaciones tengan todo esto muy en cuenta porque el bienestar, físico y mental, de los trabajadores es un derecho salvaguardado por la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

 

Entradas Recientes

Escribir un comentario